jueves, 18 de abril de 2019

El guardián entre el centeno | Recomendación literaria

Imagen relacionadaTítulo: El guardián entre el centeno
Título original: The Catcher in the Rye
Autor: J. D. Salinger
Editorial: Ediciones I Libri
Año y lugar de edición: 2015, Madrid
N° de páginas: 310


Sinopsis:


Las peripecias del adolescente Holden Cauldfield en una Nueva York que se recupera de la guerra influyeron en sucesivas generaciones de todo el mundo. En su confesión sincera y sin tapujos, muy lejos de la visión almibarada de la adolescencia que imperó hasta entonces, Holden nos desvela la realidad de un muchacho enfrentado al fracaso escolar, a las rígidas normas de una familia tradicional, a la experiencia de la sexualidad más allá del mero deseo.

Un café y te cuento:

Comencé a leer este libro por mi debilidad hacia los clásicos, pero también por curiosidad acerca de qué tenían sus páginas que se convirtió en el favorito de muchos asesinos en serie... además de ser el libro preferido de muchas otras personas. Descubrí una novela interesante, un personaje extraño, pero me equivocaba al creer que se trataba de la historia de un psicópata, sociópata o un demente. Así que antes que el café se nos enfríe, les contaré de qué va esta historia y qué me ha parecido:

Holden Caulfield, el protagonista, es un adolescente depresivo, indeciso, que no tiene ni idea qué hacer con su vida, y que en apariencia odia a todo el mundo… Le molesta la hipocresía de la gente, pero también logra pensar en los demás, preocuparse por ellos de cierto modo. Es un personaje romántico, idealista y muy frágil. Holden se siente solo y triste la mayor parte del tiempo, lleno de incertidumbre, anhelos y miedos. 

Imagen relacionada

Desde el primer momento nos convertimos en los confidentes de este personaje ya que nos relata su historia como narrador. Gracias a ello vemos en su interior con tanta claridad como si estuviéramos dentro de su cabeza. Una cabeza de adolescente que está desorientada, llena de incertidumbre, miedos y anhelos. Una mente confundida por la depresión con la que quiere luchar pero no puede. Holden desearía no deprimirse, no sentir ese rechazo hacia los demás, pero no puede evitarlo. Desearía ordenar su vida pero su mente no le permite encajar en la “normalidad” de un colegio ortodoxo ni en su familia tradicional.

Pese a los muchos defectos que tiene el protagonista, tiene algo que enternece, algo que hace que nos identifiquemos con él y vivamos sus penas y alegrías como si fueran las propias. En el fondo, no es más que un alma perdida que busca encontrarse y encontrar a otros. Un joven inocente que se alegra genuinamente al ver su pequeña hermana (Phoebe) dar vueltas en una calesita o tiovivo, y el mismo que evoca con amor y nostalgia a su hermano fallecido. 

“No sé por qué hay que dejar de querer a una persona solo porque se haya muerto. Sobre todo si era cien veces mejor que todos los que siguen vivos.”

Su hermana Phoebe es un personaje entrañable que quiero destacar. Su madurez a pesar de tener alrededor de 10 años, es admirable, su compañerismo y amabilidad con su hermano así como su espontánea manera de ser, hace que entendamos porque para Holden esta pequeña es casi la única persona en el mundo que logra hacer que se sienta feliz y encuentre el eje de su vida por un instante. 

Por otra parte, el título del libro 'El guardián entre el centeno' cobra sentido en un párrafo de la novela y creo que ha sido seleccionado para recordarnos algo valioso sobre el protagonista: 

“Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan a él. En cuanto empiezan a correr sin mirar adonde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno. Te parecerá una tontería, pero es lo único que de verdad me gustaría hacer. Sé que es una locura.”

Este fragmento me parece tan absurdo, bello y desgarrador al mismo tiempo. Nos invita a pensar que alguien que en apariencia odia a todos, que solo desea estar solo, que no sabe lo que quiere en la vida… en el fondo, lo único que desea es ayudar a los demás, salvarles de caer por el precipicio. Ese precipicio del que él mismo no logra escapar.

Imagen relacionada

J. D. Salinger, me ha sorprendido con esta novela, me ha enganchado de principio a fin. Si bien he tardado un tiempito en leerlo, las demoras han sido por mi rutina laboral pero no por el contenido del libro. 

Me ha parecido un clásico estupendo, que quiero recomendar a cualquiera que guste leer, por eso se los comparto aquí en el blog. Su prosa refleja tan bien lo que sucede en la mente del adolescente Holden que por momentos parece tan real como si estuviéramos metidos en la cabeza de un adolescente cualquiera e incluso en algunos pasajes mi yo adolescente se sintió identificada (en ese rechazo hacia la hipocresía y todo lo que no fuera sincero). 

Para los que nos entretenemos subrayando las frases o fragmentos favoritos, recuerden tener un lápiz a mano porque hay muchas citas que merecen ser destacadas. No se las quise compartir a todas para que las descubran mientras van conociendo esta obra interesantísima. Eso sí, si están atravesando momentos difíciles o andan con los ánimos por los suelos, creo que es mejor que dejen 'El guardián entre el centeno' para más adelante...

Resultado de imagen para el guardian entre el centeno ediciones i libri
Cita de El guardián entre el centeno.

Dato curioso: 


Existe cierta controversia en torno al libro: fue prohibido en diversas zonas de Estados Unidos por su supuesto lenguaje ofensivo y sus referencias a temas como la prostitución y el alcohol. Por si fuera poco, tiene el dudoso honor de ser uno de los libros favoritos de un colectivo muy poco recomendable: el de los asesinos en serie. El caso más famoso es, probablemente, el de Mark David Chapman, famoso por asesinar a John Lennon. Chapman, obsesionado con el personaje de Holden, se sentó tranquilamente a leer su ejemplar del libro tras descerrajarle al exBeatle cinco tiros por la espalda. Y la lista de amantes peligrosos de la novela continúa: era también parte de la biblioteca de Charles Manson (incitador del asesinato, entre otros, de Sharon Tate, esposa del cineasta Roman Polanski), John Hinckley (autor del intento de asesinato a Ronald Reagan) o Lee Harvey Oswald (detenido por asesinar a John F. Kennedy en Dallas). Incluso se llegó a afirmar que el libro contenía mensajes ocultos que alteraban el pensamiento, siendo una herramienta usada por la CIA para desarrollar prácticas de control mental… Historias todas que, al parecer, Salinger se limitó a ignorar.

Por mi parte, considero que no tiene nada que incite a la violencia... o soy inmune a dichos mensajes ocultos 😵


lunes, 15 de abril de 2019

El señor de las moscas | Recomendación literaria

El señor de las moscas de William Golding
Título: El señor de las moscas

Título original: Lord of the flies
Autor: William Golding
Editorial: Alianza
Año y lugar de edición: 2010, Madrid
N° de páginas: 288

Sinopsis:

El señor de las moscas cuenta la historia de un grupo de niños refugiados que tras sufrir un accidente aéreo, naufragan en una isla. Poco a poco descubren que han sido los únicos supervivientes y que serán ellos mismos los que tendrán que organizarse para conseguir sobrevivir.

La primera vez que se reúnen, comienzan a aflorar roles muy diferenciados: líderes, peques-sumisos, cazadores e incluso intelectuales que prefieren estar alejados del peligro o las actividades físicas.

Todos ellos, pese a que siguen siendo niños o adolescentes, tienen que enfrentarse a la situación actual para intentar hacer una vida allí o utilizar todos los medios posibles para conseguir que les rescaten.

Un café y te cuento:


EatSleepDrawEl señor de las moscas es un libro crudo, brutal, del que tienes que detenerte un momento para respirar y procesar los episodios. Un clásico que me fascinó leer pero que me costó digerir precisamente por la crudeza de su narración.

El naufragio es una premisa sencilla que se reitera en otros libros y películas pero lo que hace especial a este libro es cómo y por qué pasan las cosas. Porque la isla es una metáfora constante, en la historia no pasa nada porque sí. Aunque naufragan ellos caen en una isla con buenas condiciones: hay comida, hay fruta, animales, sombras, ríos y el clima les acompaña. En definitiva, lo más peligroso de la isla será que los propios niños tendrán que convivir sin la supervisión de un adulto. Solos. Sin nadie que les ayude ni les diga lo que está bien o lo que está mal. Solo habrá la inevitable necesidad de supervivencia. Me ha parecido impresionante como William Golding refleja los peores aspectos de la humanidad, utilizando una brillante metáfora en la que los niños representan la esencia del ser humano. Se podría decir que cada personaje representa un aspecto del hombre. Cada uno representa perfiles y formas de afrontar diferentes situaciones. Distintos roles que toman un papel fundamental en el desarrollo de esta historia.

Es así que tenemos a Ralph, el personaje que toma el papel de líder y forma parte del grupo de los chicos mayores. Es un chico inteligente que intenta poner algo de orden y razón entre tanto caos. Si algo le caracteriza es que medita la mayoría de las palabras que dice al grupo. Tiene el poder de la oratoria y lo utiliza para organizar las cosas en la isla. Su mayor preocupación es mantener el fuego para conseguir crear una llamada de auxilio y que con ello les rescaten.
Imagen relacionada
Él es el responsable de crear uno de los símbolos más importantes del libro: la caracola. La caracola es el símbolo de la palabra, de la democracia. Del respeto y del debate. Una forma de mantener la parte de la sociedad moderna y civilizada en ese pequeño trozo de tierra.

Piggy, por otra parte, pese a ser pequeño está acostumbrado a recibir las burlas de otros niños por su peso y su carácter débil. Desde el principio él demuestra tener mucha sabiduría con respecto al resto de niños. Aporta la razón necesaria en los momentos en los que Ralph está más perdido y más consejos necesita. Esto hace que Piggy se ponga en ciertos momentos de la historia en situaciones complicadas pero siempre será fiel a su creencia en la ciencia y en la razón.

Resultado de imagen para piggy el señor de las moscas piggy
Sus pequeños lentes se convertirán en otro símbolo importante del libro, un símbolo que ayudará al resto de niños a crear el fuego que necesitan tanto para comer como para que les rescaten. Este personaje representa la razón y la sabiduría.

Jack, por el contrario, es un chico que desde el principio no quiere tener muchas responsabilidades con el grupo. No le importan los pequeños ni el resto de niños pero cuando ve que Ralph es elegido como el líder, siente envidia. Envidia de que el poder se le escape por las manos y aunque intenta hacerse amigo de Ralph, prefiere ocupar otro sitio importante en la isla: se convierte en el cazador. No consigue aceptar el hecho de no ser elegido jefe y en un momento determinado se alza como la figura de un dictador. Aún así él no quiere liderar en realidad, no quiere preocupaciones. Prefiere que le sigan y así formar su grupo de cazadores.

Resultado de imagen para jack el señor de las moscas

Jack ve en la muerte y en la caza el valioso poder que le ofrece, el mismo que él buscaba para contar con el reconocimiento del resto.

No puede evitar estremecerse ante la “revelación de haber vencido a un ser vivo, de haberle impuesto su voluntad, de haberle arrancado la vida, con la satisfacción de quien calma una larga sed (…) Tenías que haber visto la sangre…”

Con el paso del tiempo, Jack consigue hacer un grupo cada vez más grande de cazadores (niños que han perdido la fe en que les rescaten y que ven en la muerte y la caza un camino que seguir). Él representa quizá el lado más mezquino y oscuro del ser humano: el de la muerte, la envidia, la violencia y las ansias de poder.

Simon: Aunque es un personaje que pasa más desapercibido, recibe un papel fundamental en mi opinión. Él representa la bondad. Es un niño que no se mete en peleas, es fiel, coherente y bueno. Aunque también es bastante extraño...

Y como Simon, Jack, Piggy, Ralph y el resto, podría mencionar muchos otros estereotipos que se ven reflejados en los personajes, pero lo importante al fin y al cabo es la lucha constante entre el bien y el mal. Entre la democracia y lo salvaje donde predomina la violencia. Una situación en la que los niños pierden toda su inocencia de un golpazo y deben enfrentarse a las sombras más oscuras del ser humano.

Otro aspecto que quiero destacar de la novela es que no había niñas ni mujeres… Quizá fue así porque siendo una novela que refleja la sociedad, sería injusto que reflejara ambiciones, maldad y deseos de poder en mujeres o niñas a las que no permitían hacer o decir nada sin permiso del hombre. Tal vez sea también por una cuestión de que el autor no podía imaginar la maldad en ellas… Me gusta hacer el ejercicio de imaginar cómo sería la novela si en el grupo perdido en la isla se encontraban algunas niñas o que la totalidad del mismo estuviera compuesto únicamente de niñas… ¡De seguro sería interesante y totalmente diferente!

¿Por qué El señor de las moscas?


Resultado de imagen para piggy el señor de las moscas
Hay un símbolo que quiero mencionar ya que es muy relevante en la obra y es el que le da título al libro. Se trata de El señor de las moscas (epíteto de Belcebú) representado en la novela por la cabeza de jabalí que los cazadores como signo de respeto y sacrificio ofrecen a la fiera o demonio que creen que se oculta en la isla y los vigila. Esta cabeza de jabalí es clavada en una pica en medio del bosque y cortejada por miles de moscas que revolotean a su alrededor mientras se va pudriendo.

Belcebú o El señor de las moscas, para Michaelis Sebastien era un demonio asociado al pecado mortal del orgullo, en cambio otras fuentes afirman que Belcebú es uno de los siete príncipes del Infierno y el que representa el pecado capital de la gula. Su nombre deriva a Ba’ al Zebûb, un término despectivo que los hebreos emplearon para burlarse del hecho de que los templos donde era adorado estaban repletos de moscas, insectos que se alimentaban de la carne de los sacrificios que no era recogida y se dejaba pudrir dentro del templo.

En la demonología cristiana, es uno de los siete príncipes del infierno, según la visión católica. El Diccionario Infernal lo describe como una mosca demoníaca también conocida como "el señor de las moscas". Antaño fue un poderoso querubín aliado de Lucifer que le siguió como su principal lugarteniente en la rebelión de los ángeles. Cuando fue expulsado junto con sus aliados se convirtió en uno de los grandes demonios.


Otro dato curioso:


Iron Maiden se inspiró en este clásico produciendo una canción que lleva su nombre. Aquí se las dejo por si les interesa ¡Admiro la letra, refleja muy bien la obra de Golding!

El señor de las moscas-  Lord of the flies


También he leído que la serie Lost tuvo influencias en este libro, pero no la he visto ¿y tú?

miércoles, 20 de febrero de 2019

Ana Karenina

Título: Ana Karenina

Título original: Anna Karénina

Autor: Lev Tolstói

Editorial: Sol 90

Año y lugar de edición: 2000, Barcelona

Sinopsis: 


«Todas las familias felices se parecen unas a otras, cada familia desdichada lo es a su manera.»

El enamoramiento de la protagonista, casada con el alto funcionario Karenina, por el atractivo militar Wronsky y el estrepitoso romance que con él vive son el eje de una novela que es mucho más que la pulida tragedia de una caída en desgracia: es un esmerado y delicado retrato de todo un tiempo y un lugar, la vivisección de una sociedad en la que la felicidad de algunos convive con la desdicha de otros.


Un café y te cuento:


Ana Karenina es una mujer de la alta sociedad, esposa de Alejo Alejandrovich un funcionario de alto prestigio. La protagonista sostiene una relación extramarital con un miembro de la milicia, el Conde Wronsky. 

Paralelamente, gran parte del libro sigue al personaje Levin, un terrateniente que desprecia la vida en la ciudad y que según dicen refleja el desprecio que el propio Lev Tolstói tenía ante las banalidades de las grandes urbes. El autor aprovecha para dejar en estas páginas su visión de la sociedad urbana, símbolo de los vicios y el pecado, en oposición a la vida sana de la naturaleza y del campo.

La prosa del libro es increíble, trasladándote con cada fragmento a la Rusia imperial y transmitiendo los sentimientos de cada personaje. El escritor deja en estas páginas muchos temas, tratados de una manera maravillosa, detallando la vida y las costumbres de sus personajes, lo que convirtió a Anna Karenina en una de las obras cumbres del realismo. Además, a lo largo de la obra se hallan argumentos políticos, filosóficos y religiosos, principalmente en los pasajes referidos a Levin, quien busca un sentido a la vida y reflexiona sobre ella.


Lev Tolstói supo plasmar la verdadera naturaleza humana en este libro, los personajes fueron construidos con virtudes y con defectos, con diferencias entre sí, capaces de amar, de odiar y de despertar esos sentimientos en el lector.

La protagonista Ana Arkadievna se nos presenta como una mujer de belleza y elegancia inigualables, que además posee gran carisma e inteligencia. Ana es, sin duda, una madre devota y es precisamente la primera vez que se separa de su hijo cuando conoce al Conde Wronsky, quien se convertirá en su amante. A lo largo de la historia, veremos cómo Ana tiene que luchar contra la distancia que la separa de su hijo y la desolación que siente debido al rechazo de la sociedad por su relación extramarital con este joven. Esto se debe a que se trata de una mujer adúltera en el siglo XIX incapaz de obtener el divorcio y la custodia de su hijo sin autorización de su esposo.



Anna Karenina no es solamente una historia de amor, de adulterio y celos, es una crítica social en la que se plasmaron las crisis morales y los cambios sociales de Rusia en aquella época (recordemos que el autor escribió su obra entre 1873-1877). Podría afirmarse que también ha sido un precedente de la emancipación femenina al reflejar la situación compleja de Ana y la solución que ella toma como único escape.

Wronsky por su parte, se me presentó desagradable, no pude empatizar con él. Lo interpreté como un hombre inmaduro, cobarde, ambicioso que no lograba comprender y acompañar lo suficiente a su amada.



Sin embargo, Alejo Arcadievich, el señor Karenina, esposo de Ana se ganó mi atención. Quizá muchos lectores lo juzguen por no otorgarle el divorcio a su esposa para que pueda ser libre de vivir su amor, pero pese a ello, despertó en mí la compasión y la empatía. Su benevolencia con Ana, su amabilidad y su capacidad para perdonarla fueron sorprendentes. No me gustó el cambio que él tuvo al final influenciado por la Condesa Lydia, pero en general durante la lectura supo ser de mis personajes favoritos. 

En este sentido, quiero expresar mi punto de vista sobre algunos personajes secundarios como dicha Condesa, la Condesa Betsi y otros, que coloquialmente las adjetivo como chusmas y entrometidas. Si bien quizá era propio de la época y las costumbres de la alta sociedad, no dejaron de generarme desagrado con sus actitudes. 

El otro protagonista de la novela es Konstantin Levin. Este personaje se ganó mi corazón por su bondad y sencillez. Durante la novela sabemos cada palabra que él dice y piensa, contrastando su vida en el campo y su vida en la ciudad de Moscú. Lev Tolstói se encarga de marcar la diferencia entre ambos ambientes, dejando la vida en el campo como llena de gracia y de virtud, mientras que la vida en la ciudad es retratada como superficial e inmoral. Levin no se encuentra a gusto dentro de la ciudad, encuentra todo banal e insensato, se aburre en los eventos a los que asiste la alta sociedad y prefiere evitarlos. Es un hombre reflexivo que ocupa su mente pensando acerca de cómo debe actuar con los campesinos que tiene a su cargo, sobre la existencia o no de Dios, sobre el amor, la vida y la muerte.


Esta novela además aunque romántica no es particularmente cursi, pero sí tiene episodios que son bastante dulces. Se presentan varias relaciones de pareja, varias manifestaciones de amor. Por un lado el amor pasional entre Ana y Wronsky, juzgado de inmoral; el amor más apagado que a veces se duda si sigue siendo amor o es ya solo costumbre entre Dolly y Oblonsky; y el más puro amor entre Levin y Kitty.

También me ha gustado la manera en que se manifiestan los celos primero de Alejo Karenina cuando comienza a sospechar de la infidelidad de su esposa y luego los de Levin propios de su inseguridad personal.

A su vez, en cierto modo nos parte el corazón leer sobre los celos, las sospechas de Alejo, principalmente porque al principio él defiende el honor de su esposa y se niega a creer que fuese capaz de serle infiel. Luego por su bondad al “poner la otra mejilla.” También el desamor está tan bien narrado que impresiona. 

En síntesis, Ana Karenina es un libro de muchas páginas y es una novela rusa, lo que puede asustar al lector (confieso que a mí me asustaba un poco), no obstante, su lectura es amena. Es una obra magnífica que vale la pena leer.

sábado, 26 de enero de 2019

¡Sembremos árboles, cosechemos lecturas! Desafío 2019





¡Hola lectores/as de Un café y te cuento!




En esta oportunidad les quiero contar mis propósitos lectores 2019 (sí, ya casi estamos en febrero y recién lo publico, pero me tome el primer mes del año para organizarme). 
En líneas generales mi reto literario consiste en leer más. Si bien nunca me fijé en los números, me interesa más la calidad de lo que leo que la cantidad, cada año me propongo leer más libros que el año anterior. Entre ellos, quiero incluir sí o sí más clásicos porque me encantan y generalmente no me decepcionan. A su vez, hace tiempo quería leer a las hermanas Brontë y me exigí que no pasara del 2019, así que cuando vi en Instagram el #RetoBrontë2019 me uní sin dudarlo (aunque ya había comenzado a leer Jane Eyre).

Otro escritor al que le daré prioridad es a Eduardo Galeano, porque es mi autor favorito nacional y quiero seguir conociendo sus libros. 

Además, participo en el Reto Nexus que llevan adelante Abi de @Pasiónporlibros y Santi de @Ofbooksandsounds. Este reto me gusta mucho porque es flexible, personalizado digamos, ya que se ajusta a mis tiempos y gustos literarios. 

¡Sembremos árboles y cosechemos lecturas!


Lo que más me emociona es contarle mi propio Desafío 2019 que luego de mucho pensarlo, decidí compartirlo con ustedes e invitarlos a que se unan si lo desean. 

Este desafío consiste en homenajear a la naturaleza. Los árboles nos dieron los libros y también nos dan su sombra para que disfrutemos la lectura al aire libre, así que propongo que demos árboles o plantas en agradecimiento. 



La cuestión es sencilla, cada uno pone el número que desee y lo hace a su gusto. 

Yo elijo sembrar árboles y plantas, por cada diez libros cosechados. En otras palabras, luego de leer diez libros, plantaré un árbol o una plantita nueva en mi pequeño jardín o más semillas en la huerta. 

Ustedes pueden decidir cada cuántos libros leídos sembrarán un árbol o planta. Si no pueden cuidarlas frecuentemente, les recomiendo los cactus, suculentas, entre otras que son fáciles de mantener. También les recomiendo la cuenta de OrganicSisters que ofrecen muchos tips para el cuidado de todo tipo de plantas y son muy amables, así que cualquier duda de seguro le pueden escribir y recibirán sus sugerencias. 

Otra opción para los que no sean amigos del  reino vegetal o que simplemente no tengan ganas de sembrar, es donar libros a una biblioteca pública o institución educativa. Aquí también es a criterio de cada uno, quizá algunos prefieran desprenderse de los libros que menos les gustaron y no volverían a leer y otros prefieren donar los libros que disfrutaron para que otras personas tengan la oportunidad de descubrir esa lectura tan linda. 

viernes, 25 de enero de 2019

¿Qué necesita una mujer para escribir? Una habitación propia

Título: Una habitación propia

Título original: A room of one’s own

Autora: Virginia Woolf

Editorial: Austral Colección: Austral Singular

Año y lugar de edición: 2017, Barcelona

N° de páginas: 153

Sinopsis:


En 1928 a Virginia Woolf le propusieron dar una serie de charlas sobre el tema de la mujer y la novela. Lejos de cualquier dogmatismo o presunción, planteó la cuestión desde un punto de vista realista, valiente y muy particular. Una pregunta: ¿qué necesitan las mujeres para escribir buenas novelas? Una sola respuesta: independencia económica y personal, es decir, Una habitación propia. Sólo hacía nueve años que se le había concedido el voto a la mujer y aún quedaba mucho camino por recorrer. 

Son muchos los repliegues psicológicos y sociales implicados en este ensayo de tan inteligente exposición; fascinantes los matices históricos que hacen que el tema de la condición femenina y la enajenación de la mujer en la sociedad no haya perdido ni un ápice de actualidad. 

Partiendo de un tratamiento directo y empleando un lenguaje afilado, irónico e incisivo, Virginia Woolf narra una parábola cautivadora para ilustrar sus opiniones. Un relato de lectura apasionante, la contribución de una exquisita narradora al siempre polémico asunto del feminismo desde una perspectiva inevitablemente literaria.


Un café y te cuento:


Tenía ganas de leer este libro hacía mucho tiempo y cuando vi esta edición sencilla pero hermosa en Las Karamazov no dudé en adquirirlo y leerlo en cuanto pude. Anteriormente había leído El lector común, libro que todavía no he recomendado en el blog pero que me gustó mucho para ser el primero que leí de Virginia Woolf y uno de los títulos de los que menos se mencionan de la autora (he visto más recomendaciones de Una habitación propia, Orlando, El faro, La señora Dalloway, entre otros).

Les contaré lo que me ha parecido leerlo, las principales ideas que rescato y trato de compartir sin spoiler (no prometo nada), incluyendo sin embargo, algunas citas o fragmentos de sus páginas porque las palabras de la autora son muchísimo mejores que las mías. 

Una habitación propia constituye un ensayo de lectura breve pero profunda. A mi parecer, su discurso no ha quedado totalmente obsoleto aunque por suerte sí ha cambiado mucho la cuestión entre mujer y novela. 

Ella nos habla del todavía polémico debate del feminismo desde el punto de vista literario y concluye que:

"Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si desea escribir novelas; y esto, como veis, deja sin resolver el gran problema de la verdadera naturaleza de la mujer y la verdadera naturaleza de la novela." 

A lo largo de este ensayo, menciona como ejemplos, las condiciones en que tuvieron que escribir algunas escritoras de siglos anteriores, como Jane Austen o Emily Brontë: la imaginación que tuvo que desplegar ésta última o su hermana Charlotte para escribir sus obras, teniendo en cuenta que fueron mujeres que quizá no conocieron otros lugares salvo su propio hogar. 


Ilustración de MigaMiga Crea


Virginia Woolf realiza un recorrido por la situación de las mujeres en relación a la literatura, a través del tiempo. Pone como ejemplo qué hubiera ocurrido si William Shakespeare hubiera tenido una hermana con los mismos talentos para la escritura, pero con el rol de mujer de la época. Sin dudas, explica la autora, esta hermana supositoria no podría haberse desarrollado en la literatura ni alcanzar los éxitos de su hermano William, por el hecho tan simple y a la vez complejo de ser mujer en una sociedad patriarcal. 


"Las mujeres han servido todos estos siglos de espejos que poseían el poder mágico y delicioso de reflejar la figura de un hombre el doble de su tamaño natural."

Al investigar la situación de las mujeres tanto en la literatura como en la Historia, Woolf se encuentra con la poca información que hay sobre el género femenino en realidad, y se da cuenta que esa información está bajo la subjetividad del hombre machista que escribe sobre ellas, entonces comprende lo profundo que es el abismo a este respecto, lo olvidada que han dejado a las mujeres a través de los tiempos y los espacios.

"En realidad, si la mujer no hubiera existido más que en las obras escritas por los hombres, se la imaginaría uno como una persona importantísima; polifacética: heroica y mezquina, espléndida y sórdida, infinitamente hermosa y horrible a más no poder, tan grande como el hombre, más según algunos. Pero ésta es la mujer de la literatura. En la realidad, como señala el profesor Trevelyan, la encerraban bajo llave, le pegaban y la zarandeaban por la habitación. De todo esto emerge un ser muy extraño, mixto. En el terreno de la imaginación, tiene la mayor importancia; en la práctica, es totalmente insignificante. Reina en la poesía de punta a punta de libro; en la Historia casi no aparece. En la literatura domina la vida de reyes y conquistadores; de hecho, era la esclava de cualquier joven cuyos padres le ponían a la fuerza un anillo en el dedo. Algunas de las palabras más inspiradas, de los pensamientos más profundos salen en la literatura de sus labios; en la vida real, sabía apenas leer, apenas escribir y era propiedad de su marido."







En Una habitación propia, la autora expone sus ideas acerca de los valores y de los puntos de vista masculinos y femeninos en la novela, planteándose un esbozo ideal de un plano del alma en el que hay dos poderes: el masculino y el femenino. El estado ideal para escribir, dice, sería el de la fusión de ambos, donde los dos poderes puedan vivir juntos en armonía.

Es un libro cortito que abarca mucho. Vale la pena leerlo y releerlo como lectores, como feministas, como curiosos, como lo que se les ocurra, pero leerlo al fin porque les abrirá aún más la mente.

Mis cinco Libros Favoritos

¡Bienvenidos/as a mi blog y Muy feliz Día Internacional del Libro y el Derecho de Autor! He vuelto luego de casi un mes de ausencia ...

Entradas populares